Tepehuanes del sur | Tradiciones, Cultura, Vestimenta y Lengua

Tepehuanes del sur

Los tepehuanes o tepeguanos del sur, cuyo nombre es de origen náhuatl pertenece a un grupo étnico con asentamientos dispersos en las cadenas montañosas de la sierra madre occidental, al oeste de México.

Los principales asentamientos de este pueblo indígena se encuentran en Zacatecas, municipio huajicori del estado mexicano de nayarit. En los municipios pueblo nuevo y mezquital del estado de durango y en jalisco. Siendo Durango el estado con mayor población.

Los tepehuanes del sur también son conocidos con el nombre de o’dam que significa “gente”.

Organización social y política

Socialmente, la organización de los tepehuanes del sur sigue adherida a un sistema de autoridades donde los cargos comunitarios son de origen colonial y nominales, mientras que los cargos comunitarios y parentales son de arraigo aborigen.

Las principales autoridades en el pueblo indígena son los ancianos. Se les reconoce y respetan por sus buenas ideas en el beneficio de la población, cumpliendo cargos en la jerarquía del gobierno tradicional

Sin embargo, también existe otros cargos de autoridad más apegados al gobierno nacional. Entre ellos están el gobernador primero o ixcai, cargo máximo en la línea de autoridades.

Luego le siguen el alcalde mayor o alguacil, un cabo, un sargento, capitán de guerra o alférez, un fiscal y un topil. Todos los cargos cuentan con sus suplentes.

La cultura de los Tepehuanes del sur

La cultura de los Tepehuanes del sur

Lengua

Su lengua, al igual que ellos se denomina tepehuán del sur, lengua perteneciente a la rama tepimana de la familia lingüística yutoazteca. La misma cuenta con dos variantes lingüísticas, la primera es la o’dam (o tepehuán del sureste) y la segunda audam (o tepehuán del suroeste).

Anteriormente contaba con un aproximado de 21.720 hablantes, pero con el transcurrir de los años ha disminuido debido al índice de mortalidad del grupo y a la incorporación del español en la población juvenil.  Parte de la población es bilingüe.

Economía

Los cultivos como el maíz, calabaza, chilacayote, chayote y frijol formaban parte de la agricultura practicada por los tepehuan del sur, tanto para el autoconsumo como para la venta, siendo la última en menor medida.

En cuanto a la ganadería, sólo las personas de mejor posición económica los podían obtener y alimentar hasta el momento de su comercialización. Los de escasos recursos trabajan como asalariados en los aserraderos de la comunidad, en los centros urbanos, jornaleros agrícolas, ganaderos de pastoreo y labores domésticas.

Sólo familiares y amigos de los comisarios ejidales reciben un reparto de utilidades que éstos distribuyen, beneficio de la industria.

 muchos hombres indígenas aprovechan la temporada de verano en la costa para emplearse en los cultivos de frijol y el ensarte de tabaco. De igual manera, una parte de la población emigra en busca de mejores opciones para generar mejores ingresos para sus familias.

Las manualidades artesanales complementan la obtención de ingresos económicos. Sin embargo, son escasas las familias que se dedican al trabajo artesanal para su venta, produciendo generalmente artículos de uso común.

Creencias religiosas y costumbres

Las creencias del pueblo indígena es una mezcla entre sus creencias autóctonas y el catolicismo.

A pesar de que la creencia religiosa del pueblo tepehuán es dominado por su pasado mesoamericano, la religión católica ha influido hasta el punto de agregar un ciclo festivo con su santoral, integrando santos y personajes bíblicos a sus historias.

Durante sus cultos, los o’dam ofrendan comida, sangre, dinero y plantas a sus nativos divinos al igual que al sol.

Realizan un ritual donde danzan durante la noche alrededor del fuego y al son de un arco musical con el propósito de bendecir los elotes (mazorcas) en octubre o para pedir lluvias en mayo. Éste se llama xibtal o mitote familiar y comunal.

Creen en que sus muertos les harán daño si no cumplen con sus deseos después de su muerte; celebrando su día con repique de campanas durante todo el día, al atardecer y ofrendan comida.  En la noche son velados en la iglesia.

Vestimenta

La ropa tradicional de los o’dam consta de calzón y camisa de manta, sombrero de soyate y huaraches para los hombres. Las faldas largas, camisas o vestidos de vivos y variados colores, un pañuelo en la cabeza o en la cintura y guaraches conforman la indumentaria de la mujer.

En la actualidad, es obligatorio utilizar el atuendo tradicional sólo en ceremonias como el mitote.

En días normales, los hombres en su mayoría visten camisa manga larga, pantalón de mezclilla con los pliegues y las bastillas cocidos con hilo colorido, sombrero vaquero y los tradicionales huaraches.

Tres piezas principales componen la indumentaria femenina actual: blusa manga larga, falda y un delantal a la cintura, las cuales son confeccionadas con telas satinadas y decoradas con listones y encajes de colores.

Peinetas, largos collares y aretes de chaquira enriquece su atuendo.  Su calzado son zapatos de plástico.

Vivienda

Viviendas Tepehuanes

Existe variedad de materiales de construcción que los tepehuanes utilizaban para la construcción de sus casas, siendo la más comunes aquellas viviendas de paredes hechas con troncos y tablas, adobe y piedra con lodo.

En los pueblos, las viviendas son hechas de concreto (cemento) porque hay mejor acceso a ello. En cuanto a los techos, suelen ser de lámina de zinc, madera y hojas de palma en forma de dos aguas. Los pisos de tierra pisada o cemento.

Alimentación

Mayormente la alimentación de la comunidad indígena depende tanto de las actividades agropecuarias como de la caza y la pesca, conformando su dieta una variedad en platos tradicionales como tortillas, papas con queso, guisados de tomate con huevo y frijoles.

De la caza obtienen animales silvestres como conejos, venados y armadillos los cuales adhieren a sus platos al igual que el bagre, camarones, trucha de río, entre otros productos de las actividades de pesca.

Al igual que las aves de corral, también consumen la carne de cabras, cochinos y bovinos, así como el ganado caprino, porcino también son aprovechados.

Las flores de palma, flores de mezcal, amapolas hervidas, etc., también se encuentran en la gastronomía tepehuana junto con larvas de abeja asadas y caldo de gusanos de mariposa (bolsas de madroño) en caldo.

En manteca de cerdo frién hojas de chícharo y no pueden faltar los hongos colorados, oreja de encino y el popular trompa de coche.

¿Conoces los Tepehuanes del Norte?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *