Mocovíes (Mocoví) Ubicación, Vestimenta, Viviendas, Lenguas

mocovies

Mocoví es el nombre en castellano con el que se conoce a la etnia indígena Moqoit, siendo este último el término con el que los miembros del grupo se identifican, como parte de su reivindicación cultural.

Otros nombres son moncobys, amocobies, mbokobí, mocoit, mokoilasseek, bocovíes, amokebit, mosobíes, moscovi, mokowitt, mokovit y Montaraces. Pertenecen al tronco guaycurú

Este grupo de aproximadamente quince mil indios, habitan en territorio de la República Argentina, mayoritariamente al suroeste de la provincias de Chaco en Colonia Pastoril (zona de Villa Ángela), San Bernardo, La Tigra y Las tolderías (Charata) y en el centro y norte de la provincia de Santa Fe. También existe una presencia significativa de moqoit en Corrientes, Entre Ríos y Buenos Aires.

 Organización Social y Política

La unidad social básica de organización es la familia extensa en la que varios grupos con parentesco consanguíneo se mantienen unidos para apoyarse en las actividades de sobrevivencia como el cuidado y crianza de los niños, la caza y la recolección.

Varias familias extensas formaban una aldea la cual estaba a cargo de un jefe al que todos respetaban. Esta persona no tenía más privilegios que los demás incluso podía tener mucho menos que otros miembros ya que si alguien le pedía, no se negaba a dárselo.

El matrimonio se daba mediante el intercambio de mujeres entre aldeas debido a que no estaba permitido la unión de dos personas hasta el sexto grado de consanguinidad, resultando así más duraderas las alianzas. Para ello, el hombre debía pagar a la familia por su esposa.

En los casos de que alguien cometiera un crimen en la comunidad, el castigo era dado por la misma familia ofendida; el jefe intervenía solamente cuando ambas partes lo solicitaban y trataba de ser lo más justo posible para mantener el respeto tomando en cuenta también, los sabios consejos de otros ancianos, mujeres u hombres.

Aspectos más relevantes de la Cultura Mocoví

foto de indios mocovies
http://www.sanjavierenreflejos.com.ar/?p=30921

Lengua

La lengua del pueblo Mocoví es la “moqoit la’qaatqa”, que forma parte de la familia lingüística guaycurú, la cual se mantiene más en el sur de la provincia del Chaco  siendo hablada hoy en día por los adultos y ancianos, mientras que en la zona de la provincia de Santa Fe, el idioma original ha ido decayendo gradualmente debido a que hubo un rompimiento en la transmisión de este saber cultural en las generaciones más jóvenes que utilizan en mayor grado el idioma español.

Economía

Los antiguos mocovíes realizaban actividades básicas de subsistencia y vivían de lo que la naturaleza les proveía. Así, los hombres cazaban pecaríes utilizando perros y armas rudimentarias como el arco y la flecha, la lanza y la macana, un mazo de madera, recolectaban el fruto de algarrobo que crecía abundantemente en la zona, recogían grandes cantidades de langostas y pescaban en los ríos cercanos, principalmente el Bermejo.

Las mujeres por su parte, se encargaban del trabajo en el hogar y de elaborar piezas artesanales con barro, de est manera, se especializaron en la alfarería, empleando el procedimiento del rodete en espiral, fabricando piezas semiredondas de cuerpo ancho y cuello angosto, con dos asas pequeñas para pasar el hilo con el que lo sostenían.

Actualmente, los mocovíes son trabajadores asalariados que se desempeñan como cosecheros de algodón y caña de azúcar, desmalezadores, hacheros u otro en aserraderos y municipalidades.

Igual que sus antepasados, continúan en la fabricación de piezas de barro cocidas, cestas y tejidos en  lana, raíz de cardo y caraguatá. También cazan iguanas, serpientes y aves para vender su piel.

Creencias y costumbres religiosas

Mocoví
http://cinefilaciatrippueblosoriginarios.blogspot.com/2013/10/mocovi.html

Los mocovíes creen en la existencia de un ser supremo “el abuelo”, que vivía en el cielo, en la constelación de las cabritas, cuya aparición festejaban anualmente, sin embargo no le rendían culto o adoración exclusiva.

Creen que todos los elementos de la naturaleza son seres o cosas que poseen un alma o espíritu que le da la capacidad de actuar sobre ellos para su beneficio o maleficio.

En este sentido, los antepasados del Moqoit festejaban la aparición de la constelación de las Pléyades en el horizonte y de la luna nueva para pedir el buen tiempo, lluvias, buenas cosechas, entre otras.

El intermediario entre los hombres y los seres espirituales que gobernaban las fuerzas naturales era el hechicero o chamán, un hombre importante dentro de la tribu con la capacidad para comunicarse con ambos mundos y por ende, poseer poderes para causar y curar enfermarles, predecir el futuro, atraer lluvias y más.

Al morir un integrante de la aldea, se le enterraba cerca mediante un ritual en el que se le ofrecían alimentos y obsequios; luego de cierto tiempo se desenterraban sus huesos y los llevaban lejos hasta el cementerio de los ancestros. También, se acostumbraba a eliminar el nombre del muerto de su vocabulario, es de cir, no se podía pronunciar más nunca. En señal de duelo, las viudas solían cortar un dedo de la mano o pie.

Actualmente, los indígenas conservan la fe en el chamán bueno que cura las enfermedades mediante rezos y remedios naturales pero también le temen a los hechiceros malvados que pueden causarle daño e incluso la muerte.

También es notable la influencia que ha ejercido el cristianismo en la comunidad Mocoví, principalmente la iglesia católica y la evangélica, por lo que hay un alto porcentaje de individuos que practican estas religiones.

Alimentación

Las sociedades prehispánicas vivían generalmente de la caza, la pesca y la recolección de frutos silvestres. Los animales que capturaban lo comían fritos en su propia grasa, asados sobre las brasas o hervidos en forma de consomé  o los secaban al sol y luego molían y cocían.

De igual forma utilizaban las hierbas comestibles del campo, huevos, langostas y frutos como el algarrobo. Preparaban bebidas fermentadas como el típico “latagá” con agua y harina de vainas de algarrobo endulzada con miel silvestre.

Vestimenta

etnia indígena Moqoit

Los aborígenes antiguos solían ir desnudos, sin embargo, en ocasiones se cubrían con mantas que elaboraban con cuero, bien fuera con una sola pieza o uniendo varios cueros pequeños previamente ablandados y pintados con una tinta roja derivaba de cortezas hervidas en orín.

En los hombres, estas mantas eran largas y colgaban de uno de sus hombros mientras que las mujeres usaban solo un delantal que colgaba de su cintura por la parte delantera.

Se perforaban los lóbulos de las orejas y exhibían en ellos diversos adornos. Tanto los hombres como las mujeres, se adornaban con collares y zarcillos de conchas o de madera.

En la actualidad, los mocovíes adoptaron con gran facilidad la indumentaria de los blancos y cuando tienen dinero van a los pueblos a comprar ropa, zapatos, sombreros y accesorios.

Vivienda

La vivienda moqoit tradicional consistía en una enramada en forma de cono sobre la cual colocaban paja dejando sólo un espacio abierto para la entrada.

Con el paso del tiempo, comenzaron a utilizar el caballete como soporte principal para asentar la paja. La altura de la vivienda no superaba los 1.80 metros. Para dormir utilizaban los cueros secos sobre el suelo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *